¿Estás interesado en alquilar más oficinas? ¿Quieres reducir la tasa de vacío en tus edificios, o reducir los plazos de comercialización? ¿Aspiras a rentabilizar más tus inversiones en oficinas? Si has respondido afirmativamente a todas estas preguntas, sigue leyendo con atención.

Imaginemos que una empresa está buscando una oficina en la que instalarse y que, tras una larga búsqueda, ha identificado dos edificios con espacios que encajan con sus parámetros de búsqueda.

La primera alternativa, de 1.000 metros cuadrados, está situada en un edificio de oficinas muy céntrico, con plazas de aparcamiento en el propio edificio, una parada de metro muy próxima, y excelentes accesos por carretera. Su precio de salida es de 20 €/m2/mes, con unos gastos de comunidad de 4 €/m2/mes.

Cuando la empresa pregunta en qué consisten los gastos de comunidad, el propietario responde que esta partida incluye conceptos relacionados con la gestión del edificio, tales como limpieza, mantenimiento de ascensores, protección contra incendios, tasas de basura, etc. El propietario también confirma que son gastos “típicos” en cualquier edificio, y que son los mínimos imprescindibles para el buen funcionamiento del inmueble.

El edificio dispone de servicios interesantes en la zona, tales como gimnasios, restaurantes y tiendas, muy valorados por los que trabajan en el inmueble porque les facilita bastante la vida, y algunas empresas arrendatarias tienen un acuerdo con uno de los gimnasios mediante el que los empleados disfrutan de descuento en la cuota de suscripción.

Alquilar más oficinas y tener inquilinos más satisfechos

La segunda alternativa es algo más pequeña, de 800 metros cuadrados, y un poco más cara. Su precio de salida es de 22 €/m2/mes, aunque sus gastos de comunidad son los mismos que en la primera opción, y está igual de bien situada. También dispone de aparcamiento y buenas comunicaciones con la red de transporte público.

Ahora bien, cuando la empresa pregunta por los gastos de comunidad de este edificio, la respuesta es diferente. En este caso, además del mantenimiento y la limpieza, resulta que el propietario desarrolla una política activa de Tenant Engagement.

Todos los usuarios del edifico tienen acceso a una aplicación móvil que incluye un directorio completo de todas las personas que ocupan el inmueble. Además, gracias a la app, se puede usar el teléfono móvil para acceder al edificio a través de los tornos, o para entrar al aparcamiento subterráneo. Los usuarios pueden comunicarse con la recepción principal del edificio (para avisar de que llega un paquete, o una visita) e incluso se pueden reservar las salas de reunión con las que cuenta el edificio en planta baja para uso del todos los inquilinos. Esto último es muy interesante, porque la empresa no necesitaría tantos metros cuadrados (1.000) como le ofrecen en la primera opción, sino que podrían arreglarse con 800m2, aunque fuera algo más caro. ¿Por qué tener espacio dentro de tu propia oficina para salas de reuniones, si éstas están casi siempre vacías y el propietario te ofrece una alternativa de “pago por uso”?

Mediante la app se pueden consumir productos y servicios en los establecimientos de la zona, con descuentos también muy atractivos. En este caso, es el propietario el que se ha preocupado de contactar con los servicios de la zona, integrando toda la oferta en la aplicación móvil.

Ya la guinda del pastel es que, con la configuración correspondiente, una persona puede usar el teléfono móvil como mando a distancia, para regular las luces o la climatización de una sala de reuniones, y el edificio recordará sus preferencias la próxima vez que visite dicha sala. Todo ello gracias al internet de las cosas.

Lo mejor de todo es que el propietario le concede a la empresa interesada acceso temporal a la aplicación, para que compruebe su funcionamiento y le ayuda a tomar una decisión.

Frente a dos edificios idénticos e igualmente situados, ¿por cuál te decantarías?

¿Por el edificio en el que solamente cobran gastos de comunidad, o por el edificio en el que existe una política real de creación de comunidad?

 

Si quieres saber cómo podemos ayudarte a crear una comunidad en tu edificio de oficinas y a rentabilizar más tus inversiones inmobiliarias, comunícate con nosotros a través del formulario que encontrarás a continuación.

Formulario de contacto para alquilar más oficinas