¿Qué es el Tenant Engagement? ¿Para qué sirve? ¿Qué tiene que ver el Tenant Engagement con el coworking? ¿Qué son las apps de Tenant Engagement? ¿Qué es eso de “construir comunidades” en edificios de oficinas? ¿Qué relación tiene que ver el Tenant Engagement con los nuevos patrones de uso del espacio? ¿Sirve el Tenant Engagement para obtener una mayor rentabilidad de los inmuebles?

Muchas preguntas, ¿verdad? Vamos en todo caso a intentar responderlas, una por una, para que quede claro el mensaje, y que todos comprendamos las claves de esta nueva e interesante tendencia en el sector de las oficinas.

¿Qué es entonces eso del Tenant Engagement?

Si lo traducimos literalmente, Tenant Engagement significa “compromiso con el inquilino”, pero en términos prácticos consiste en que el propietario de un inmueble se implique en el bienestar de los usuarios finales de los espacios. Tradicionalmente, propietarios e inquilinos se han relacionado a través de sus correspondientes representantes, pero la comunicación entre una y otra parte ha sido puntual, normalmente por causas relativas al uso, mantenimiento y conservación del inmueble. Ahora bien, el propietario nunca ha tenido una relación directa con (todas) las personas usuarias de los espacios, esto es, las que acuden diariamente a trabajar a la oficina.

Esta falta de comunicación histórica entre propietario y usuario final ha traído consigo un problema: los arrendadores tienen poca sensibilidad (y poca información) sobre las necesidades, la satisfacción y, en términos generales, sobre el bienestar de los ocupantes efectivos de los edificios. ¿Está le gente contenta con las instalaciones? ¿La climatización funciona como es debido? ¿Las personas que usan el edificio echan en falta algún servicio que pudiera facilitarles la vida o aumentar su productividad?

El Tenant Engagement consiste pues en construir puentes de comunicación con los usuarios finales de los espacios, y poner en práctica una política activa para incrementar su satisfacción, a través de diferentes herramientas y técnicas.

¿Qué tiene que ver el Tenant Engagement con el coworking?

Una de las fortalezas del coworking es que agrupa bajo un mismo techo a personas que comparten una misma cultura. Con el paso del tiempo, dichas personas terminan formando una comunidad sustentada sobre los principios de la colaboración, el trabajo en equipo, la flexibilidad, la creatividad, el bienestar, la conciliación e incluso la diversión. Las empresas que regentan espacios de coworking hacen todo lo posible por fomentar dichos valores, mediante iniciativas concretas de “construcción o creación de comunidad”, es decir, se esfuerzan por crear vínculos con sus clientes y por favorecer la creación de vínculos entre ellos.

Si nos llevamos este concepto al ámbito de los inquilinos corporativos convencionales, existen muchas empresas que no desean trabajar bajo un mismo techo con compañías y/o personas con las que no tienen nada que ver (como se hace en un coworking), pero que sí comparten (o quieren compartir) algunos de los valores propios del coworking. Existen empresas que empiezan a buscar espacios más flexibles y abiertos a la colaboración, en los que se prime el wellness de las personas.

Algunos inquilinos comienzan a concebir las oficinas como “localizaciones destino”, y aspiran a que sus empleados encuentren en el workplace un lugar en el que, además de ser altamente productivos, puedan conciliar mejor, relacionarse más con los compañeros e incluso consumir productos y servicios “desde la oficina”, facilitándoles mucho la vida.

La respuesta por parte de los propietarios a esta nueva necesidad es, precisamente, el Tenant Engagement, es decir, la puesta en práctica de una política activa de “satisfacción de los ocupantes” de un edificio, heredando algunos de los principios del coworking, pero permitiendo que las compañías mantengan su propia personalidad, sin que su marca se vea diluida con la de otras empresas.

¿Qué son las apps de Tenant Engagement?

Estas aplicaciones móviles sirven como sostén tecnológico de la política de Tenant Engagement. La aplicación incluye un directorio de todas las personas que ocupan un edificio, facilitando la construcción de relaciones entre ellos, además de servir como plataforma de comunicación entre ocupante y propietario.

A través de la app, un usuario puede comunicarse con la recepción del edificio, o con conserjería. Puede avisar a los gestores del inmueble sobre cualquier incidencia técnica o problema que requiera de atención. Pero todavía hay más: a través de la aplicación, el usuario puede usar su teléfono móvil para acceder al edificio, o para ajustar la iluminación y la temperatura del lugar del inmueble en el que se encuentra. Y con la debida configuración, a través de la geolocalización del teléfono, un edificio “sabe” dónde están todos los ocupantes en cada momento, ajustando la iluminación y la temperatura en función de sus preferencias personales.

Y sí, todavía hay más: una app de Tenant Engagement puede integrar un marketplace exclusivo para los usuarios de un edificio (o un conjunto de edificios), desde el que ofrecer servicios relacionados con la ocupación del inmueble, o que amplifican la experiencia de los usuarios. Por ejemplo, a través de la app se pueden reservar salas de reunión y plazas de aparcamiento en el edificio, o apuntarse a una clase de fitness, o solicitar la recogida de prendas para tintorería. La app se puede diseñar a la medida del propietario y del conjunto de arrendatarios, ofreciendo una experiencia muy personalizada.

En definitiva, las empresas arrendatarias están buscando nuevas maneras de relacionarse con los espacios que ocupan, y los propietarios deberán esforzarse por atender sus nuevas (y más sofisticadas) necesidades. El workplace ha dejado de ser un lugar en el que pasamos 10 horas sentados detrás de una mesa y frente a un ordenador: el workplace debe ser una localización destino de la que no se rehúya, sino un espacio en el que las personas se relacionan, trabajan, se divierten, concilian y cuidan su salud.

Por último, y como es lógico, cuanto más felices sean los usuarios e inquilinos de un edificio, más fácil será atraer nuevos arrendatarios, además de que los existentes jamás querrán irse. Si el propietario se compromete verdaderamente con esta misión, los niveles de desocupación y vacío caerán, y la rentabilidad aumentará; no es ciencia ficción.

 

Si quieres saber cómo podemos ayudarte a implementar una política de Tenant Engagement adaptada a tus necesidades y a la de tus arrendatarios, emplea el formulario de contacto que encontrarás a continuación para comunicarte con nosotros.

Formulario de contacto